La Laguna del Condado ya es Reserva Estuarina

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ) presentó hoy, 5 de diciembre de 2013, la Reserva Estuarina de la Laguna del Condado, primera reserva estuarina reconocida por el Gobierno local y una de las pocas en su clase en el corazón de una capital del Caribe.

Designada por la Ley 112 de 2013, la Reserva permite la restauración y la conservación de la Laguna, en armonía con su potencial turístico y recreativo.

Esos objetivos se deben lograr por medio de una Comisión de Co-manejo, con la colaboración de nuestra entidad sin fines de lucro (el PEBSJ), la empresa privada (hoteles y restaurantes aledaños), vecinos de Alto del Cabro, Condado, Miramar y Santurce, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y el Municipio de San Juan.  

La presentación de la Reserva Estuarina se llevó a cabo en una conferencia de prensa, con la participación de la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero; los senadores José Nadal Power y Ramón Luis Nieves; y la presidenta de la Junta de Calidad Ambiental, Laura Vélez.

 “Por primera vez contamos con una ley que respalda nuestros esfuerzos de conservar la Laguna del Condado, con un Plan de Manejo democrático y participativo multisectorial”, dijo el doctor Laureano, director ejecutivo del PEBSJ. “Nuestra organización sin fines de lucro estará trabajando en la Reserva para que su protección se implemente de forma inclusiva”.

La Reserva Estuarina conlleva un nuevo escenario en la Laguna del Condado:

  • Puesta en marcha de una Comisión de Co-manejo participativo, entre organizaciones de Gobierno, sin fines de lucro, vecinos y empresas privadas.
  • Creación de un Plan de Manejo para su restauración y protección, en armonía con su potencial turístico y recreativo.
  • Prohibición de embarcaciones de motor
  • Prohibición de pesca y de captura de especies
  • Iniciativas educativas sobre la conservación del manatí antillano
  • Iniciativas para prevenir la contaminación con escorrentías pluviales

La Laguna del Condado, con un área de 101.85 cuerdas, es el cuerpo de agua con mayor diversidad de flora y fauna del Estuario. Todos los ecosistemas tropicales están representados allí: manglares, praderas de yerbas marinas, playas arenosas y arrecifes de coral. Cuenta con especies amenazadas y en peligro de extinción como el manatí antillano. 

Entre sus desafíos se encuentra el corte de árboles en sus márgenes, la entrada ilegal de embarcaciones de motor y las descargas de contaminantes por escorrentías. La designación de la Reserva Estuarina es una buena noticia, en la medida en que crea la herramienta legal con la cual se coordinan todos los esfuerzos para lidiar con los desafíos de uno de los principales atractivos turísticos y recreativos de Puerto Rico.