Nuevo episodio de mortandad de peces y crustáceos

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan investiga y documenta la situación recurrente en la Laguna San José

Al igual que en los pasados años, el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ) está investigando y documentando el nuevo episodio de mortandad de miles de peces y crustáceos, que comenzó a registrarse en esta ocasión desde el 31 de mayo pasado en la Laguna San José.

Róbalos, mojarras, sardinas y cocolías están apareciendo muertas en el centro y la orillas del cuerpo de agua, como ocurrió en un evento anterior en octubre de 2013.

El Programa del Estuario recuerda que una de las causas es el fenómeno de eutrofización o abundancia de nutrientes en el cuerpo de agua, causado por la presencia excesiva de nitrógeno y fosfato, que llega por descargas pluviales a los distintos cuerpos de agua de todo el ecosistema estuarino.

Esas descargas propician un afloramiento de algas verde-azules o cianobacterias, que dan un color verdoso al agua, disminuyen el oxígeno disuelto y causan que los demás peces y crustáceos mueran por asfixia, como sucede en la Laguna San José.

Además, el problema se grava porque el cuerpo de agua tiene una pobre circulación, debido a la obstrucción del Caño Martín Peña, que conecta  la Laguna San José con la Bahía de San Juan

Ante este evento, el PEBSJ aconseja las siguientes medidas para la ciudadanía:

  • Evite la pesca o captura de cocolías en la zona de mortandad.
  • Evite el contacto directo con el agua, ya sea mediante la natación, la navegación en motoras acuáticas o kayaks, en las Lagunas San José, los Corozos y hasta el Canal Suárez.
  • El sistema está muy saturado, no deposite aceites, pinturas, cigarrillos, basura o contaminantes en las alcantarillas pluviales, todo esto llega sin tratar a las lagunas costeras del Estuario de la Bahía de San Juan.
  • Apoye y promueva las reparaciones al sistema de alcantarillados sanitarios y pluviales en su comunidad.
  • Manifieste su apoyo al dragado del Caño Martín Peña, lo que redundará en una mejor circulación entre la Laguna San José y la Bahía de San Juan, y mejorará la calidad de vida de las comunidades aledañas.